Alarmas contra intrusión en Salamanca

Alarmas intrusión-robo

En TES Seguridad ofrecemos alarmas contra intrusión y robo las cuales atacan las armas básicas del ladrón: la impunidad y el silencio. Conozca a continuación sus principales características:

 

  • Centrales: por ley deben ser bidireccionales y multifuncionales, incluso con temas fuera de la seguridad como la domótica, suelen ser híbridas (cableadas e inalámbricas). Las más habituales van de 4 a 96 zonas. Cada elemento debe ir zonificado. Se les entra de forma local, con el teclado y de forma remota con un PC y su software.

  • Sensores: son los que detectan la actuación antisocial, pueden ser interiores y exteriores. La sensorización exterior es muchísimo más costosa, más problemática y con menor nivel. Es importante que sea adecuada al sitio donde tiene que funcionar, actuar solo en las circunstancias para las que se ha planteado y que su seguridad esté al nivel adecuado.

 

No está de más, en determinados planteamientos, hacer una sensorización redundante. Hoy se pueden tener en cuenta todos los intentos de sabotear previamente una sensorización con los modelos antimasking, protección 24 horas y controles de actividad de sensores, cuando los sistemas están desconectados. En consecuencia, no falsas alarmas, sí sensorización inviolable.

 

Las alarmas contra intrusión y robo se clasifican en:

La señal: es bueno que el que plantea un robo sepa que existe un sistema de seguridad al que se tiene que enfrentar. Muchas veces es suficientemente disuasorio.

 

En definitiva, un sistema de seguridad es una alarma y una alarma es una señal. La señal in situ es muy importante (ruido, luz y mensajes) además de destruir la impunidad del atacante, le desequilibra emocionalmente.

 

La señal que viaja a la central de alarmas (centros de vigilancia permanente) es igualmente imprescindible para la recepción, verificación y puesta en marcha de la actuación represora del ataque. Ambas deben tener el nivel adecuado de seguridad. Pueden ser atacadas en la forma y manera que estimen los antisociales, por tanto, y en función de las instalaciones, es bueno que las señales in situ sean varias, duras y resistentes, para que su ataque sea lo más complicado posible.

 

La señal que viaja lo tiene que hacer por las vías de comunicación: cable o aire; el cable se puede cortar y el enlace de onda se puede inhibir con lo que la comunicación queda interrumpida y no viajaría, pero cuando esa comunicación se controla por defecto, el hecho de interrumpirla sería detectado.

 

Visite nuestras tiendas en Salamanca o Valladolid y le informaremos detalladamente sobre todas nuestras alarmas contra intrusión y robo. Le esperamos.

Si desea conocer nuestros sistemas de seguridad

923 238 797

© 2021 TES SEGURIDAD Todos los derechos reservados
Producido por BeeDigital